Return to Headlines

Reflexiones de la primera semana de regreso a clases en las Escuelas Públicas de Durham

Brandon

Supe que la primera semana de este año escolar iba hacer drásticamente diferente para mis estudiantes y para mí en esta nueva normalidad de distanciamiento social y aprendizaje virtual. Al reflexionar, me sorprendió cuántas similitudes había en la vieja normalidad del aprendizaje en persona. Todavía estaba nervioso la semana anterior, el día anterior, y la noche antes de que comenzara la escuela. Planeé, volví a planear, y luego hice planes de contingencia. Pedí consejos a mis compañeros y a otros maestros. Busqué maneras de involucrar a mis estudiantes mientras construía una comunidad de aprendizaje positivo. Me comuniqué con los estudiantes y con los padres/madres acerca de nuestras expectativas en el salón de clase y traté de hacer que el aprendizaje fuera significativo y divertido.

De alguna manera, era más difícil hacer estas cosas en una clase virtual, pero en otros aspectos no fue porque la tecnología lo facilitara (cuando funcionó). En lugar de una actividad resumida de pensar-conectar-compartir, hicimos videos de Flipgrid. En lugar de basarse en las ideas de los demás a través de una gran conversación en persona, usamos la aplicación Padlet y las ideas conectadas. En lugar de colaborar en pequeños grupos para el trabajo escolar en grupo, utilizamos las salas de descanso en Zoom.

Por supuesto, a la distancia es más difícil conectar y construir una comunidad de estudiantes que cuando estamos juntos en persona. A pesar de que esto es difícil, mi meta no ha cambiado. Voy a continuar construyendo una comunidad a pesar de la distancia. Soy un maestro y ese es mi trabajo: al encontrar una manera de alcanzar a los estudiantes.

Durante esta pandemia, escuchamos de lo mucho que lo estudiantes necesitan a sus maestros y me he dado cuenta de lo mucho que los maestros necesitan a sus estudiantes también. Necesito que traten. Necesito que tomen riesgos y cometan errores. Necesito que hablen acerca de los errores para que otros aprendan de ellos. Necesito que compartan sus experiencias, para que alcance el entendimiento de los demás. No lo puedo hacer yo solo. Requiere la ayuda de un equipo. También me he dado cuenta que necesito que los padres/madres, abuelos/abuelas, tutores y a cualquiera que inviertan en la educación de sus estudiantes.   Los necesito porque son un sustento. Son una conexión. Cuando todo lo demás salió mal y parecía que los problemas técnicos nos limitaban a todos, confiaba en mis padres/madres, abuelos/abuelas y tutores para conectar a los estudiantes con nuestro salón de clase. A veces fue una lucha, pero habría sido casi imposible sin que todos trabajáramos juntos. Realmente tomo el esfuerzo de toda una comunidad esta semana.

Fue una semana diferente. Fue una semana difícil. Pero al final, todavía logramos mandar nuestros abrazos al aire. Todavía logramos hacer nuestros choques de manos al aire. Todavía fingimos dejar caer nuestro micrófono cuando se nos cayó un poco de conocimiento. Todavía demostramos que nos preocupamos el uno por el otro y por nosotros mismos. Perseveramos y no lo hicimos solos. Este es el mensaje que todos compartimos esta semana: Esto va hacer difícil, pero no lo enfrentaremos solos. Perseveraremos y juntos seremos exitosos. Somos un equipo.

Brandon Daniel maestro de 5to grado de Ciencia y Matemáticas de la Escuela Primaria Especializada Burton, Maestro del año DPS 2019-2020.